¿Dijo el loro algo?


Cuentan que una  mujer compró un loro en una tienda local de mascotas porque estaba sintiéndose sola. Se llevó al loro a casa, pero después de un par de días, regresó a la tienda para presentar su queja. -¡Ese loro hasta ahora no ha dicho una sola palabra!-
 
- ¿Tiene un espejo? - preguntó el dueño de la tienda de mascotas. -A los loros les gusta mirarse al espejo- Así que la dama compró un espejo y luego regresó a casa.

Al día siguiente, regresó a la tienda porque el loro aún no había dicho nada. -¿Qué tal una escalera?- preguntó el dueño de la tienda. -A los loros les encanta subir y bajar las escaleras-. Así que compró una escalera y regresó a casa.

Al día siguiente regresó a la tienda. El loro aún no había dicho nada. -¿Tiene el loro un columpio?- preguntó el dueño. -A los loros les encanta relajarse en el columpio-. Compró un columpio y regresó a casa.

Al día siguiente regresó a la tienda para decirle al dueño de la tienda de mascotas que el loro se había muerto.

- Lamento muchísimo oír eso -, dijo el dueño de la tienda. - ¿Dijo el loro algo antes de morir? -

- Sí , contestó la dama.-  - Dijo:¿No venden comida por allí?-

La lección de la historia es que nosotros compramos espejos para que nos veamos bien, escaleras para tratar de escalar más alto, y columpios para buscar placer, pero nos descuidamos de nuestras propias almas.


Ronny Ricaurte Triana

Eterno aprendiz. Autodidacta. Emprendedor creActivo. Promotor de creatividad, convencido de que la clave para enfrentar cualquier desafío es aprender a desaprender imaginando y haciendo muchas preguntas desde la mente de nuestro niño interior. Educador de vocación y profesión, interesado por el marketing y las neurociencias aplicadas: Neuroeducación, Neuromarketing, Neuroventas, Neuroliderazgo. Leader Brain de Idearemos

No hay comentarios:

Publicar un comentario